Un Libro Blanco, con portada de retaliación política

Morbo o el cobro de una deuda política, parece ser el objetivo de la actual administración de Cartagena, a través de este ejercicio llamado Libro Blanco, que algunos llaman de transparencia, y que lo único que a logrado en las dos entregas a los internautas es generar comentarios en redes sociales, pero del que no se conoce más allá de lo que dicen los funcionarios del actual gobierno.

Y se puede hablar de un sesgo y enfocado solo en el período de encargo del alcalde Pedrito Pereira Caballero (Sep/2018-Dic 2019), obviando los periodos institucionales de Judith Pinedo, Campo Elías Teherán (qepd), Dionisio Vélez, Manuel Vicente Duque y Antonio Guerra Varela, donde se registraron situaciones que también ameritan la atención y el conocimiento para la comunidad.

Por que no podemos olvidar que en el gobierno de Judith Pinedo se hicieron millonarios contratos de manera directa con la empresa de desarrollo urbano-Edurbe y hasta un sector o polígono de playas fue vendido a particulares durante ese periodo administrativo, situación que está prohibido en el ordenamiento jurídico al ser las zonas de bajamar bienes inembargables, inalienables e imprescriptibles. Hay que recordar que contra la exalcaldesa Pinedo Flórez y su exsecretaria de hacienda, Vivían Eljaieck Juan, se adelanta un juicio por esta anormal situación nunca registrada en la historia de Cartagena.

En la Cartagena política, mucho se habla de la injerencia de la exmandataria en el gabinete que acompaña al alcalde Dau y las relaciones son múltiples:Adelfo Doria (e) en Talento humano de la administración Dau, fue gerente de espacio público entre el 2008 y el 2011; Edgar Arrieta Caraballo, actual enlace distrital de familias en acción, ocupó el cargo de alcalde local 3 en el gobierno Pinedo Flórez, la actual directora de la escuela de Gobierno y liderazgo Cielo Buelvas, se desempeñó como asesora de despacho, lo mismo que la actual secretaria de educación, Olga Acosta Amel, quien en el gobierno de Judith Pinedo, fungió como directora de la escuela de gobierno.

La pregunta que se hacen ciudadanos del común y en redes sociales, es hasta que punto muchas de estas presuntas denuncias, ya se encuentran radicadas ante los organismos de control y no terminen siendo chismes de calle como acostumbraba hacer el veedor y ahora alcalde Willian Dau, en un pasado no muy lejano y que le ha costado múltiples retractaciones, precisamente al no tener los elementos jurídicos para sustentar las presuntas irregularidades que a los 4 vientos y en redes promulgaba.

La lucha contra las prácticas que van en contra de la moralidad y que comprometen recursos del Estado, no debe ser de una sola persona, sino de toda una comunidad, quien denuncie las perdidas de esos dineros que deben llegar hasta los más necesitados. En este punto surgen otros interrogantes: donde estaban en el pasado reciente esos que hoy acompañan en redes sociales al alcalde Dau y que lo incitan a que realize el mediático show dominguero y si tanto les dolía la ciudad y los robos que se ejecutaron, por qué no denunciaron?.

Ojalá y por el bien de la ciudad, este «ejercicio» dominical, no se convierta en solo eso y termine diluido en el tiempo, como los 15 mil millones que se iban a invertir mensualmemte en las zonas más pobres de Cartagena, tal y como lo prometió el señor Dau en campaña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + = 20