Solo hasta el mes de marzo, se conocerá futuro de los inconclusos centros de salud y hospitales que se construyen desde el 2014

Una serie de compromisos tendrá que cumplir la administración de Cartagena, para lograr el respaldo del gobierno nacional en su propósito de reactivar las obras de mejoramiento en hospitales locales y puestos de salud, que hacen parte de la red pública asistencial del distrito.

Los pendientes que deben desarrollarse entre febrero y marzo son la construcción del modelo de atención primaria, la presentación de un Plan Bienal de Inversiones, el cual debe incluir los proyectos de las obras que se van a reiniciar, y por último, realizar la actualización, rediseño, modernización, y organización de la red pública de la ciudad.

La administración ha priorizado para reiniciar obras en los hospitales locales de Pozón y Canapote, la Unidad Prioritaria de Atención-UPA de Daniel Lemaitre, y los Centros de Atención Permanente-CAP ubicados en los corregimientos de Barú y Bayunca.

Estas priorizaciones se tomaron con base en la necesidad de las prestaciones de servicio en cada una de las poblaciones. Como ente territorial seguimos comprometidos con sacar adelante estos proyectos que nos van a permitir brindarle una mejor atención en salud a los habitantes de esta capital”, dijo Johana Bueno Álvarez, directora del Departamento Administrativo de Salud-Dadis.

Durante las jornadas que desarrollamos con funcionarios del Ministerio de Salud, se hicieron visitas a algunos proyectos que ya fueron ejecutados como son las Upa Pontezuela, Fátima, Arroyo de Piedra, Caño del Oro, Líbano, Socorro, Pozón y Arroyo Grande, señaló la funcionaria distrital.

El gobierno nacional ha reiterado su disposición y acompañamiento para que en el corto plazo estos centros de salud estén al servicio y en funcionamiento, para el beneficio de miles de habitantes de Cartagena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 2 = 1