Un llamado a la Corte Suprema por presiones de la Fiscalía, hace precandidato presidencial Camilo Romero

El aspirante por la Alianza Verde, denunció que es blanco de una especie de sicariato judicial desde el organismo investigador en el proceso iniciado en su contra durante el periodo del ex fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez Neira, y que hoy cursa en la Corte Suprema de Justicia.

Con argumentos en mano, Romero denunció las irregularidades de la Fiscalía frente al tratamiento de las pruebas, inconsistencias en el trámite de negociación de los principios de oportunidad a personas vinculadas al caso y el manejo con cálculo político que se le ha dado pues, según explicó, la propia entidad ha dilatado el proceso durante tres años para que coincida con la actual contienda electoral presidencial y obstruir pruebas que beneficiaban a la defensa.

La Fiscalía, que fue creada para combatir la criminalidad, es la misma que convirtió Néstor Humberto Martínez en un aparato criminal no sólo para entrampar la paz sino además para atentar contra la democracia con actuaciones en mi contra a fin de impedir un liderazgo alternativo y de cambio para el país”, puntualizó el precandidato.

Dijo que este proceso impulsado desde la Fiscalía, relacionado con la venta de 80 mil cajas de aguardiente en 2016 durante su periodo como Gobernador de Nariño, carece de elementos en su contra al enfatizar que no se perdió ni un centavo, es decir, que todo el dinero de la venta entró a la Gobernación tal como lo certificó la Contraloría y que se aplicó el mismo procedimiento que venía siendo empleado por el departamento durante 12 años.

Subrayó que la Fiscalía otorgó principios de oportunidad a dos personas vinculadas en el caso pese a que las mismas habrían expresado no tener ninguna prueba en su contra. De igual forma, dio detalles de cómo la Fiscalía usó un celular, como supuesta prueba reina, para dilatar el proceso más de tres años aun contando con un peritazgo que precisaba que el móvil estaba descompuesto.

De otro lado, el precandidato presidencial, Camilo Romero, lanzó una alerta democrática al país al precisar que las violaciones al debido proceso que empezaron en la Fiscalía de Néstor Humberto Martínez, se han mantenido en las manos del fiscal primero delegado ante la Corte Suprema de Justicia, Jorge Hernán Díaz, funcionario de confianza del otrora fiscal Martínez Neira, y tristemente célebre por negar los desaparecidos del Palacio de Justicia, integrar la defensa del condenado ex ministro Andrés Felipe Arias por el escándalo de Agro Ingreso Seguro y por archivar una investigación contra su jefe, Gabriel Jaimes, y quien ha pedido la preclusión de una de las investigaciones contra el ex presidente Álvaro Uribe Vélez.

En ese sentido, Romero afirmó que en el despacho del magistrado ponente Ariel Augusto Torres, de la Sala Especial de Primera Instancia de la Corte Suprema, se han dado episodios violatorios como la realización de sesiones sin plenas garantías a su defensa, la negación del 45% de las solicitudes probatorias de la defensa, versus la aprobación del 98,4% de las solicitudes probatorias de la Fiscalía General de la Nación. De allí, que hizo un llamado respetuoso al alto tribunal en pleno para que se revise y reoriente el desarrollo del proceso, para que existan garantías tanto al finalizar esta etapa preparatoria como en el juicio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

58 + = 60