Pliego de cargos a concejales y exconcejales de Cartagena, por elección de excontralora Nubia Fontalvo

La decisión de la Procuraduría general cobija a trece concejales de Cartagena elegidos en el periodo 2016-2019, por presuntas irregularidades en la escogencia de Nubia Fontalvo Hernández como contralora de esta ciudad.

Los implicados son los actuales concejales Lewis Montero Polo y Luis Javier Cassiani Valiente y los exconcejales Duvinia Torres Cohen, María Angélica Hodeg Durango, Javier Curi Osorio, Américo Mendoza Quessep, Antonio Salín Guerra Torres, Edgar Mendoza Saleme, William Pérez Montes, Erich Piña Feliz, Zaith Adechine Carrillo, Ronald Fortich Rodelo, y David
Dager Lequerica.

El ministerio público cuestionó a los investigados por qué en ejercicio de sus funciones votaron durante los días 8 de enero y 21 de febrero de 2016 por Fontalvo Hernández para contralora de Cartagena, y si este apoyo tendría la finalidad de que la administración distrital del entonces alcalde Manuel Vicente Duque Vásquez, presuntamente tuviera el control de la entidad, lo que le haría perder a este organismo autonomía e independencia en el control fiscal.

De igual manera reprochó a los entonces concejales Duvinia Torres Cohen, María Angélica Hodeg Durango, Américo Mendoza Quessep, Edgar Mendoza Saleme, Erich Piña Feliz y Zaith Adechine por votar por Fontalvo Hernández, en una elección que aparentemente no fue transparente y objetiva, toda vez que al parecer a cambio del voto habrían recibido nombramientos y contratos directamente con la alcaldía y valorización distrital, Dadis así como en la contraloría de Cartagena.

Dentro del material probatorio del proceso se encuentran las comunicaciones registradas por la Fiscalía general, que permitieron establecer que el 7 de enero de 2016, en las instalaciones de la alcaldía, se llevó a cabo una reunión entre los concejales con José Julián Vásquez Buelvas, quien al parecer coordinó que Nubia Fontalvo Hernández fuera la candidata de la administración para el cargo de contralor.

La Procuraduría recordó en el auto de pliego de cargos que la elección de los contralores departamentales, distritales o municipales debe ser transparente, sin que intervenga en la misma quien va a ser el sujeto de control, y, menos aún si la injerencia se realiza con ofrecimientos de dadivas para lograr la elección de una persona que les garantice que la función de vigilancia no se realizará con autonomía e independencia.

Las presuntas faltas de los investigados fueron calificadas de manera provisional como gravísimas a título de dolo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 6 = 4